Cuando hablamos de residuos sólidos urbanos, nos estamos refiriendo a aquellos residuos que surgen a raíz de la actividad diaria en las ciudades y todo tipo de municipios. Hay que decir que en la mayoría de países desarrollados, en los que el uso de los envases y del papel no hace más que aumentar, este tipo de residuos se han expandido a los bienes de consumo de todo tipo, y la prueba está en que las cantidades de basura que se han ido generando en los últimos años no ha hecho más que aumentar.

¿Cuál es la composición de los RSU?

Los RSU se componen por la basura, los muebles, los electrodomésticos antiguos que tiramos, los embalajes y, en definitiva, cualquier tipo de elemento que tiramos a la basura. De todos ellos, el grupo más grande es el de las basuras domésticas.

Una basura doméstica que principalmente se compone por materia orgánica, por papel y cartón, plásticos, vidrio, metales y otros elementos.

Claves para la recogida y el correcto tratamiento de los Residuos Sólidos Urbanos

Tanto la correcta recogida como el tratamiento de los RSU es clave para tratar de reducir el impacto medioambiental que generan:

Recogida Selectiva

Los contenedores instalados para recoger por separado tanto el papel como el vidrio cada vez son más comunes en todas las ciudades, además de muchos otros destinados a la recogida de pilas, aceites, plásticos, metal, etc.

La clave sería que cada uno de nosotros, en nuestros propios hogares, recogiésemos de manera separada en varias bolsas los diferentes residuos que generamos. También es importante asegurarse de que las bolsas no se rompan, ya que en ese caso estaríamos echando al traste todo el trabajo realizado.

Recogida general

Las bolsas de basura de toda la vida, se depositan en los contenedores convencionales y, posteriormente, son trasladadas a los vertederos o a las diferentes plantas de selección y tratamiento.

Plantas de selección

Por otro lado está, en los vertederos más avanzados, las plantas de selección, que hace referencia a zonas que se encargan de seleccionar de manera manual, aquellos elementos como las latas, para gestionarlos y reciclarlos de manera eficiente.

Reciclaje y recuperación de materiales

La clave sería recuperar y conseguir reutilizar la mayoría de los residuos sólidos urbanos, ya que por ejemplo con el reciclaje del papel, de las telas o del cartón, conseguimos hacer una nueva pasta que evita la tala de árboles. Lo mismo ocurre con el vidrio, que permite realizar nuevas botellas sin tener que consumir nuevas materias primas, o con los plásticos.

Compostaje

El compost se forma por la materia orgánica fermentada, la cual se puede utilizar como abono para los suelos, como alimento para el ganado, para la construcción de carreteras, la generación de combustibles, etc.

Vertidos

También hay que decir que aunque no es el más recomendable, el procedimiento más habitual suele ser depositar las bolsas de basura en los vertederos. Para  reducir al máximo el impacto, es fundamental que los vertederos estén perfectamente equipados, ya que de lo contrario podrían provocar un negativo impacto medioambiental que puede resultar realmente peligroso.